Histerectomía

Es la extirpación del útero.

Las causas por las cuales se indica una histerectomía son variadas, entre las que destacan la presencia de miomas uterinos complicados, adenomiosis sintomática, ciertas lesiones premalignas de cuello uterino, etc.

Una vez hecho el diagnóstico se planifica el tipo y vía por la cual se extirpará el útero o incluso parte del útero enfermo.

La histerectomía vaginal y la histerectomía apoyada por laparoscopia son sin dudas, las mejores opciones en la decisión de extirpar el útero. Las ventajas comparativas que la vía vaginal y laparoscópica ofrecen sobre la histerectomía clásica por vía abdominal tienen evidencia científica contundente.

Histerectomía vaginal: como su nombre lo indica, el útero se extrae por la vagina, la vía natural de los partos. Es una cirugía muy agradecida, 100% vaginal, en general de menos de 1 hora, se puede realizar con anestesia regional ( peridural), provoca muy poco dolor, y el alta hospitalaria se da a las 24- 48 horas.

Histerectomía laparoscópica: se realiza a través de 2 pequeñas incisiones sobre el pubis con energía calórica y actualmente estamos desarrollando una importante experiencia con el bisturí ultrasónico, el que posee una serie de propiedades beneficiosas para poder desarrollar la cirugía, en la cual no se utilizan suturas. Al igual que la Histerectomía vaginal, provoca muy poco dolor, dura alrededor de una hora, es altamente estética y se enmarca dentro de los postulados de la cirugía mínimamente invasiva. Hoy día incluso, estamos realizando con mucho éxito la histerectomía supracervical laparoscópica, es decir no extirpamos el cuello del útero, con una serie de ventajas para aquella paciente que cumple con las condiciones para poder realizársela.