Rejuvenecimiento íntimo

El láser Fotona es para el rejuvenecimiento vaginal sin cirugía (Intimalase).

También para casos leves de incontinencia urinaria (incontilase) y también para la atrofia genital que es el adelgazamiento de la mucosa urogenital.

El uso del Láser Fotona® en la zona genital, forma parte de una lista de procedimientos fototérmicos diseñados para mejorar la elasticidad y tensión vaginal, otorgando una mejor experiencia íntima o sexual.

La luz altamente concentrada del Láser Fotona® promueve la regeneración y creación de nuevo colágeno, tensando y contrayendo la vagina. También en algunos casos puede disminuir la incontinencia urinaria leve.

Ventajas:
– No es quirúrgico, es mínimamente invasivo, sin incisiones, sin anestesia y ambulatorio
– Es rápido, fácil y seguro
– Con alto grado de satisfacción y de éxito

Nuevas Tecnologías

Nuevas Tecnologías y mínima invasión en la cirugía son los ejes centrales de la medicina del siglo XXI.

En la ginecología moderna, no puede dejar de mencionarse el notable y aceleradísimo desarrollo tecnológico y científico en lo que se refiere a material quirúrgico, instrumentación, mallas protésicas, por nombrar algunos, que nos permiten “operar” con mayor rango de seguridad, precisión, rapidez y eficiencia.

La utilización de mallas protésicas le han cambiado el rostro en lo que se refiere al tratamiento de la incontinencia urinaria.

En instrumentación laparoscópica, el desarrollo del bisturí ultrasónico esta señalando un norte inequívoco. El poder cortar y coagular a la vez con un mismo instrumento, sin utilización de energía eléctrica, si no que ultrasónica ( 55.500 movimientos por segundo) permite acercarse y trabajar con un margen amplio de seguridad en estructuras cercanas a tejidos nobles ( uréter, rectosigmoides, etc).

Cirugía laparoscópica

La cirugía laparoscópica es la que se realiza a través de pequeñas incisiones( 5 mm) de la pared del abdomen:

¿para qué abrir la puerta si podemos mirar por la cerradura?

Esto conlleva una importante cantidad de ventajas comparativas respecto de la cirugía clásica o abierta. Hay literatura médica sólida para demostrar que las pacientes operadas por laparoscopia cursan con menos dolor, tienen una hospitalización más breve, su inserción laboral y actividades cotidianas se reinician precozmente, es altamente estética, trae pocas complicaciones y calza perfectamente con el concepto de cirugía mínimamente invasiva.

Hoy se pueden realizar por laparoscopia prácticamente todas las cirugías clásicas, como por ejemplo, esterilización tubaria, anexectomía, miomectomías, cirugía de endometriosis, histerectomías, etc.

El desarrollo de nuevas tecnologías, como instrumental más fino y preciso, así como energías de corte y coagulación de última generación como el láser y el bisturí ultrasónico, están llevando al desarrollo de la cirugía laparoscópica a niveles impensados de eficiencia y seguridad.